Oda a mi humilde ego

miércoles, 10 de agosto de 2011





El sonido de tu conspiración me atrapa,
la indulgencia indomable de tus palabras ásperas,
tu imaginación quisquillosa y arrogancia exacta,
tu sonrisa fría, tus miradas mariposas,
todo tu adentro me envuelve en terciopelos
mi ingenua conciencia te idolatra,
me pierdo en los callejones de tu historia
del desdén de tus instantes y la sintaxis de tu abismo.

Me hundo en la inmortalidad de tus suspiros
pasajeros transeúntes de piel terciopelo,
mis ojos te ven extasiada y poco elocuente,
mi mente retorcida y embriagada te admira
frente al podio de lo perplejo inútil,
mi bien en el reflejo del espejo.

3 WIRI-WIRI (Comentarios):