Un cuarto volando

miércoles, 22 de abril de 2009


Un cuarto para la razón,
Una vida de sosiego para
Encerrar en cuatro paredes
Y una ventana extensa a la
Libertad del paisaje en una estepa,
Paredes para dibujar caricaturas,
Ventanas para salir huyendo,
De las conclusiones sin final e
Introducciones sin principio,
Un cuarto para llorar sola por lo añorado,
Y por el despliegue de
los sucesos inanimados

En una situación de inconclusas apariciones,
Saturando mi mente en un cuarto con tristes,
Tristes visiones de los seres nocturnos y fríos
Como ratas con alas y monstruos de ultratumba,
Seres de la noche meditabunda,
Seres de lo malo y la intriga,
Gatos negros para las injurias de lengua,
El salvajismo de mentes criminales y saturadas
De odios y rencores,
de vidas que quieren quitar,

Mendigando sobras y
mal sabores de lo blasfemo,


Que pérdida de tiempo lo que plasmo,
Sin querer me descubro ante la vida de los
Insulsos ademanes de la conspiración,
Mi universo no me traiciona
Me traiciona el intelecto de mi hueco,
Hueco espacio en la cabeza
Que en ocasiones
se deja habitar
Por los que nada
manejan
En el mundo de la poesía,

Y hacen que en la soledad me encierre
Con las manos atadas a lo que no se ve
Y a las vidas de las personas ajenas,
Ensimismándome en mi ánimo de no morir,
Mi felicidad, mis deseos y socorros,
Cuando las paredes me atrapan solo me queda
Aferrarme a la idea de que es solo un cuento en
Las letras de mi teclado añejo, moldeable,
Y hermético a mis dedos y a mis uñas negras
Manchadas de gotas rojas de sangre ajena.

Que descubrimiento hago ahora en ese estado,
Con canciones triviales, malas y tristes
Que no delatan quien soy, y quien habla
Y quien camina y quien los ve.

3 WIRI-WIRI (Comentarios):